MEDICIÓN OBJETIVA DE ESPESOR DE LA GRASA DORSAL

La medición de la grasa dorsal en las cerdas nos permite ajustar de manera más adecuada su alimentación y asegurar que los niveles de grasa dorsal son los correctos en cada etapa. Disponer de datos objetivos permite realizar esta tarea con precisión y de una manera fiable. La medición de la grasa dorsal es fácil, asequible y rápida una vez se aprende a realizar esta tarea y nos da unos datos que son muy válidos para ajustar las curvas de alimentación en nuestras explotaciones. El aparato con el que se suele trabajar es el renco.

Para hacer una valoración global sería necesario medir unas 15 cerdas en cada punto del ciclo productivo, e idealmente ir siguiendo los mismos lotes de animales de manera regular, para ver cómo van variando los niveles de grasa dorsal en cada etapa.

Para realizar la medición se debe buscar la última costilla en las cerdas, y una vez localizada, se debe ir a ese punto a nivel de la columna vertebral, y aplicar gel o aceite a entre 3 y 5 cm de la columna a ambos lados de la misma.

Se coloca el renco encima de la espalda del animal, donde se haya aplicado previamente el gel o el aceite, y el renco realiza la lectura de forma automática. Se debe realizar la medición a ambos lados de la columna y se hace la media de ambas lecturas. Para que la lectura sea correcta se deben ver encendidas como mínimo 2 de les 3 luces indicadoras del aparato en el momento de ver el valor de grasa dorsal.

En animales con pelos muy gruesos, a veces es necesario cortar el pelo de la zona donde se va a aplicar el renco.

Los momentos en que se debería realizar esta medición son:

  • Primerizas justo antes de su primera cubrición: para asegurar que el nivel de grasa dorsal es adecuado (entre 13-15 mm). Si los niveles son más altos o bajos, se debe ajustar en consecuencia durante la etapa de cuarentena. Es muy importante cubrir las primerizas en el rango de grasa dorsal adecuado, para asegurar un buen inicio a nivel productivo.
  • En el momento del destete o justo antes de la inseminación: Se deberían encontrar entre 13 y 16 mm de grasa. Animales que se encuentren por debajo de 12 mm de grasa dorsal en este punto no se deberían inseminar, se debería dejar pasar un celo o bien dar regumate una semana para recuperar grasa dorsal juntar con la banda siguiente de cubrición.
  • Unos 28 días después de la inseminación: para ver si se han recuperado los niveles de grasa durante esta etapa en que se alojan en jaulas y la alimentación se puede individualizar. Recordar que es fundamental ajustar el consumo en función de la condición corporal después del destete, para mantener las que están bien de carnes y recuperar las que han perdido más peso, y asegurar el correcto desarrollo placentario.
  • En el momento de la entrada en maternidad (16 a 18 mm) de grasa dorsal. Un nivel más alto de grasa dorsal puede comprometer el consumo de las cerdas durante la lactación, haciendo que haya una mayor pérdida de peso en esta etapa y afectando al ciclo siguiente, y a su vez puede hacer que los partos sean más largos y dificultosos, aumentando el riesgo de bajas durante el parto.

CHOICE dispone de unas tablas de alimentación ajustadas al estado corporal de las cerdas en cada momento, disponer de estos datos es altamente útil para los responsables de las explotaciones, y permite maximizar los resultados productivos y económicos de las cerdas.

Gemma Mas

Directora Técnica de UPB GENETIC WORLD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s